• Clara Lopez

La inspiración de los dioses modernos

Un cuestionamiento del imaginario común acerca de la posesión de la creatividad.


Si te preguntan: ¿De donde viene la inspiración?


¿Qué respuesta esperas?: ¿Una persona, un lugar o un momento del día?


Sabemos a qué software, paginas y blogs recurrir cuando queremos hacer tal o cual cosa. Incluso podemos definir qué materiales son más apropiados para determinados proyectos, pero éstas son casi siempre etapas posteriores a la aparición de una idea. ¿Dónde busco inspiración? ¿Dónde nace una idea?


Nuestras ideas muchas veces se ven afectadas por nuestro “entorno ideal”. Y en general, no podemos describir un entorno ideal. Hemos tenido nuevas ideas en momentos de ocio, tirados panza arriba en una playa. Pero también en mis momentos de trabajo más intenso, con sueño, estrés y regresando a casa tarde, con cuentas a pagar y pilas de platos en la cocina.


- También te puede interesar: Design Thinking Épico


"Hoy estoy inspirado"

Usamos habitualmente frases como: “Hoy estoy inspirado”, “me inspiré” o “no se me cae una idea”, y sin saberlo ubicamos a las ideas allá arriba en algún lado, un mundo superior de donde caen y nosotros las atrapamos si estamos lo suficientemente atentos. También hablamos de “fuente de inspiración”, un lugar en donde bebemos el agua divina que traerá ideas a nuestras cabezas.


Creemos que las ideas están en un mundo superior, a donde solo las mentes creativas pueden acceder. Esta es una idea mezquina de la creatividad, la de pensar que sólo algunos iluminados tenemos acceso a eso. Dejamos afuera a los doctores, a los abogados, a cajeros de supermercado, etc. ¡Hay muchos ingenieros y matemáticos que también tienen ideas! ¡Qué sería del pobre Einstein si le sacáramos la posibilidad de acceder a las ideas! Pensemos en Thomas Alva Edison, por ejemplo. Él es el científico norteamericano que diseñó la bombilla eléctrica tal como la conocemos hoy. Entre 1878 y 1880, Edison trabajó en al menos 300 teorías para desarrollar una lámpara incandescente eficiente. En el transcurso de esta tarea intentó nada menos que mil veces antes de tener éxito.


No fueron mil intentos fallidos, fue un invento de mil pasos

Thomas Alva Edison


La prueba y el error, tomar algo de aquí y de allá, tener referentes anteriores, encontrar una solución, corroborar, corregir, reformular: estos fueron los pasos de Edison, y son los pasos comunes a todo proceso antes de que las ideas lleguen.


Las matemáticas, las ingenierías, y mil áreas similares son abstractas, pero las soluciones son tangibles. Las ideas ocurren en todas partes. Soluciones creativas existen en todas las disciplinas y por lo tanto todos somos responsables de traerlas a la vida.


- Blog inspirado en el artículo: "¿Dónde está la inspiración?" de Foro Alfa


En AX preparamos el terreno

Para los griegos homéricos, la inspiración era sinónimo de “respiro”. Y hoy en día, la “inspiración” se define como el movimiento del aire del medioambiente, a través de conductos, hacia el alveolo pulmonar. Es decir, el recorrido de algo que esta fuera hacia adentro nuestro, para dar vida. Y así es justamente como comienza todo. Vemos, escuchamos, probamos cosas del medio exterior, para procesarlas interiormente y dar vida creando. En AX studios procuramos nutrirnos de textos, artículos, pintores, artistas, creadores de contenidos, métodos, y estilos.


Muchas ideas surgen del saber lo más posible acerca del área en la que estamos trabajando. Conocer qué se hizo, quiénes, cómo lo hicieron, cómo se hace, y por dónde empezaron. Para luego pensar qué cambiaríamos, que le agregaríamos, cómo lo hubiéramos hecho, o de que otras formas se podría resolver. Nos gusta ahondar en lugares inexplorados, o reformulando los ya explorados. Abriendo nuevos espacios en los que trabajar es donde encontramos el terreno para crear algo nuevo. Conociendo y aprendiendo cosas nuevas podemos empezar a articular nuevas ideas, enriquecer y pensar en proyectos. No importa donde estemos, si mantenemos la actitud de apertura a lo nuevo, a lo no conocido, para nutrir nuestra creatividad.


La inspiración no es entonces un brote irracional e inconsciente, y no está “allá arriba” en algún lado en donde la ubicaron los griegos. Está aquí mismo entre nosotros y debemos cultivarla dentro de los límites de nuestro conocimiento.

Tomamos del entorno conocimiento para volver a pensarlo, para volver a crear conocimiento. Repetimos sus partículas en nuevas estructuras, como los cromosomas se organizan para formar individuos únicos e irrepetibles. Como un rompecabezas que vamos armando dentro nuestro. Inspirar es el acto de tomar aire. Inspirarse es tomar aire para volverlo a soltar transformado. Es modificar eso que conocemos, hacerlo nuevo, propio, para que vuelva a ser de otros. Inspirarse es estudiar, trabajar, leer, mirar, ver, y volver a ver cuantas veces sea necesario. Inspirarse es conocer, saber y tener la certeza de que eso que acabamos de atrapar es una idea nueva, fruto de nuestro proceso.



¿Qué te pareció este artículo? ¡Comparte tu opinión!



0 visualizaciones0 comentarios